Fecha de publicacion: 2019-07-14 / Categoria: Nacionales / Fuente: ultima hora
Marito evita dar protagonismo y fuerza política a su jefe de Gabinete
La figura de Julio Ullón pasa prácticamente inadvertida. Gobiernos anteriores potenciaron a cabeza del primer anillo. Miguel López Perito y Juan Carlos López Moreira pisaban fuerte en el Palacio.

Muy contrariamente a gobiernos anteriores, la figura del jefe de Gabinete de la Presidencia posee actualmente poca fuerza. En los principales temas del país Mario Abdo Benítez se maneja prácticamente solo y no posee un colaborador o un hombre de confianza en el Palacio de Gobierno, como sí lo tenían Fernando Lugo y Horacio Cartes.

Abdo nombró poco antes de asumir a Julio Ullón como jefe de Gabinete. El ex concejal asunceno trabajó de cerca con el presidente en el movimiento Colorado Añetete en varias campañas en capital, como para la presidencia de la Junta de Gobierno (2015) y en las últimas elecciones generales. En tanto, como asesor político designó a Daniel Centurión, también ex concejal, quien incluso formó parte del movimiento cartista Honor Colorado, pero luego renunció.

Sin embargo, ambos no tienen el suficiente liderazgo en Palacio de López. Tanto Ullón como Centurión son de poco hablar y prefieren no sentar postura ante temas polémicos o críticas hacia el mandatario.

En los pasillos de la sede presidencial se menciona que Ullón busca afanosamente ser el candidato de Añetete para la Intendencia de Asunción.

En el 2008, el gobierno de Fernando Lugo decidió reactivar y reestructurar la Dirección General de Coordinación Interinstitucional (DGCI), que estaba concentrada en manos de Miguel López Perito. Por entonces, el Poder Ejecutivo establecía la reorganización del Gabinete Civil de la Presidencia de la República. La nueva figura establecía nuevas atribuciones que eran implementadas por el hombre de confianza de Lugo, que se convirtió en una especie de superministro con fuerte influencia.

Es más, López Perito amplió su campo de acción: Se encargaba de coordinar trabajos sobre las represas binacionales, de buscar solución a las trabas comerciales de Argentina y las negociaciones con el Brasil.

Algo parecido aconteció durante el gobierno de Horacio Cartes. El ex presidente nombró como secretario general y jefe del Gabinete Civil de la Presidencia al empresario Juan Carlos López Moreira, considerado su brazo derecho desde la época de la campaña electoral.

Ocupó varios cargos de relevancia en varias empresas de Cartes. López Moreira ejercía también un fuerte liderazgo desde el Palacio y por sus manos pasaba todas las acciones de los ministerios. Para el efecto, Cartes creó el Centro de Gobierno, una especie de Gabinete paralelo, con el afán de reorganizar y modernizar la estructura administrativa del Estado.

DEBILIDAD POLÍTICA. El jefe de Gabinete podía ayudar al presidente si es que tenía protagonismo y poder. A escaso tiempo de completar su primer año de mandato, el presidente Abdo Benítez experimenta una fragilidad política, sobre todo en el Congreso, donde la renovación de la mesa directiva muestra que otros sectores políticos sacaron ventaja.

De las dos cámaras que estaban a manos de Colorado Añetete en el periodo anterior (Silvio Ovelar en el Senado y Miguel Cuevas en Diputados), hoy las cabezas del Poder Legislativo son Blas Llano y Pedro Alliana, ambos más afines a Cartes.

Además, las bancadas de Colorado Añetete no muestran una postura unificada, sufre fugas y hay posiciones encontradas sobre temas sensibles, como la designación de ministros de la Corte Suprema, las pérdidas de investiduras y otros. El último escenario se registró en Diputados, donde el abdismo perdió frente a cartistas y llanistas que mantuvieron una posición unificada sobre la tasa de interés para el impuesto al tabaco. Esto, a pesar del intenso lobby que realizó el propio vicepresidente Hugo Velázquez.

Otra muestra de debilidad fue la derrota electoral del coloradismo en Ciudad del Este, donde un independiente (Miguel Prieto) derrotó al candidato a intendente Wilberto Cabañas, quien tuvo todo el respaldo del aparato oficialista e incluso el respaldo de las binacionales, además de la presión ejercida por el propio vicepresidente Velázquez, quien fue el jefe de campaña en dichas elecciones que se convocaron por la destitución de Sandra McLeod de Zacarías.

La designación de Carolina Llanes en la Corte Suprema también muestra la confrontación que Abdo Benítez tiene con Cartes. El presidente Fue acusado de buscar una magistrada a su medida. Aquí el cartismo no soportó que haya sido electa una persona que encabezó la intervención al Municipio de Ciudad del Este.

Otra señal de debilidad que está teniendo el Ejecutivo es la interpelación que se hará a los ministros del Interior, Juan Ernesto Villamayor, y el de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia, a raíz de la inseguridad que vive el país.

.


Otras Noticias

Compra Venta
Dolar 6.190 6.250
Real 1.440 1.465
Dolar x Real 4.22 4.31
12-12-2019
Tiempo Local
Seguinos
 

2019 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com