Salud
Fecha de publicacion: 2016-10-03 / Categoria: Salud / Fuente: El país
Una montaña rusa contra las piedras en el riñón
Un estudio descubre que montarse a una montaña rusa ayuda a eliminar cálculos renales.

¿Tiene usted un cálculo renal? Pues váyase al parque de atracciones más próximo y hágase un viaje, o varios, en una montaña rusa, preferiblemente en uno de los vagones traseros. Ese es el consejo que da un urólogo de Estados Unidos tras analizar, y comprobar, el efecto que esta atracción tiene en las piedras en los riñones.

David Wartinger es un profesor emérito de la Universidad estatal de Michigan. Durante años, observó que muchos de los enfermos que trataba por cálculos renales habían eliminado las dolorosas piedras alojadas en sus riñones al regresar de unas vacaciones en uno de los parques temáticos de Orlando (Florida), un destino favorecido por los residentes de este Estado donde los inviernos alcanzan temperaturas glaciales. El fenómeno había sucedido, según le relataban sus pacientes, bien durante o inmediatamente después de haberse subido a una montaña rusa.

Todo aquel que haya padecido un cálculo renal conoce el profundo dolor que puede llegar a provocar esa piedra, por pequeña que sea, tanto en el riñón como durante su proceso de expulsión. Hay quien incluso lo compara al dolor de un parto. Y en países como Estados Unidos, puede resultar además muy caro. Cada año, más de 300.000 estadounidenses acuden a urgencias por un cólico nefrítico. Estudios calculan que el costo de tratar esta dolencia en este país oscila entre los 5.000 y 10.000 dólares. Y advierten de que el número de casos -y costos- seguirá aumentando, en vista de que detonantes de los cálculos renales, como la obesidad y la diabetes, también están en alza.

Así que encontrar un método alternativo, natural, menos doloroso y, también, menos caro, es una prioridad que el profesor Wartinger no podía ignorar. El caso que lo convenció para analizar más de cerca esas historias de cálculos renales y montañas rusas, según relató en los pasados días a varios medios estadounidenses, fue el de un paciente que le aseguró que llegó a expulsar de forma espontánea hasta tres piedras del riñón tras realizar sendos viajes en una de estas atracciones.

Ese enfermo, al igual que otros con similares experiencias, se había subido a una montaña rusa concreta: la Big Thunder Mountain Railroad del parque de Disney en Orlando. Esta atracción recrea de la huida a bordo de un tren de una mina en una montaña durante la era de la fiebre del oro en EE UU. No es precisamente la más moderna ni arriesgada, ya que no pone a los pasajeros cabeza abajo y tampoco alcanza una velocidad mayor a los 56 kilómetros por hora durante un viaje de dos minutos y 30 segundos. En su “escala” de montañas rusas peligrosas, las guías turísticas le dan un 5 sobre el máximo de diez puntos.

La última fila, lo más efectivo

“Los asientos del fondo son la mejor experiencia”, recomiendan estas guías. Por motivos médicos, Wartinger coincide. Así lo asegura en el estudio “Validación de un modelo renal pielocalicial funcional para la evaluación del paso de cálculos renales subido a una montaña rusa”, que publica en su edición de octubre el Journal of the American Osteopathic Association.

“Los cálculos renales tenían el doble de posibilidades de ser eliminados con el modelo localizado en el asiento trasero”, cuenta Wartinger también en un vídeo en el que explica su experimento. Para llevarlo a cabo, Wartinger y otro profesor, Mark Mitchell, crearon un modelo 3D de silicona de un riñón, en el que introdujeron tres cálculos renales reales. Metieron el “riñón” en una mochila y se compraron un billete a Orlando, donde se procedieron a montarse una y otra vez —hasta 20 veces— en diferentes vagones de la montaña rusa, con la mochila situada entre los dos, a la altura real de los riñones, lo que les permitió comprobar lo que les habían contado los pacientes.

Eso sí, para que los resultados sean óptimos, es decir, que el enfermo pueda expulsar de forma espontánea las piedras del riñón, la montaña rusa ideal “somete a los pasajeros a rápidas caídas y giros cerrados, pero no los invierte ni supera los 64 kilómetros por hora”, subraya Wartinger. Además, los resultados son mejores si la piedra no ha alcanzado los 5 milímetros, que es cuando se estima que empieza a crear una obstrucción que puede llegar a requerir de una intervención para su eliminación.

Su conclusión científica: “Montar en una montaña rusa puede ofrecer al paciente un entretenimiento, así como una opción preventiva y terapéutica a la medicación, restricciones alimentarias y hasta cirugía”. Y, tal como añadió en la revista de su universidad, al menos en Estados Unidos, “definitivamente, es una alternativa más barata al tratamiento médico”.

.

Otras Noticias
2017-12-14 - La mejor racha

Compra Venta
Dolar 5480 5560
Real 1620 1670
Dolar x Real 3.33 3.40
12-12-2017
Tiempo Local
Seguinos
 
2017 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com